///Vacaciones con estilo

Vacaciones con estilo

Cada vez hay más alternativas de vestidos de baño. Para todos los gustos, todos los intereses y todas las formas.

Le llamo ‘Efecto ¡wow!’ a ese momento personal, casi secreto, que ocurre cuando nos probamos una prenda de vestir, en casa o en el probador de la tienda. Nos acercamos al espejo –con dudas, con esa inseguridad que a veces nos parece tan natural– y, de repente, sale un “¡wooow!” que arrasa con las dudas y nos deja con la boca abierta.

Sucede cuando, más allá del impulso, tomamos decisiones acertadas en términos de estilo. Decisiones que se parecen a nosotras, que dan cuenta de que conocemos nuestra figura y que, a la hora de las vacaciones, esperamos que funcionen cuando buscamos el bañador o traje de baño más lindo, el que mejor nos va.

Les quiero compartir algunas propuestas y sugerencias para que esa elección esté acompañada de convicción y precisión. Porque, estoy segura, hay muchos ‘wow’ esperando por nosotras. ¡Felices vacaciones!

 

Más alto

Una de las siluetas que más fuerza ha tomado es el panty alto, cachetero o culotte. Su aire retro, su alta cobertura y su soporte lo convierten en uno de los favoritos. El talle alto sube la cintura y estiliza las piernas.
Ideal para figuras con curvas.

Más largo

Los trikinis y las prendas de manga larga son perfectas para cuidarse del sol. Los estampados étnicos o geométricos hacen que estas piezas sean buscadas por aquellos que practican deportes náuticos.

Más y más

Los vestidos de baño ahora están destinados a ser ropa exterior, en un paseo por la ciudad o en una cena. Trajes de una pieza, con volantes generosos, aplicaciones de piedras, recogidos y plisados, se convierten en bodies cómodos y chic.

Más vistoso

Los estampados frutales y tropicales son inherentes al verano. Los diseños de hoy dejaron atrás la timidez y vienen en tamaños XL, con efectos de fotografías en alta definición o de cómic. Las familias hoy llevan estampados similares para todos. También llegan con detalles artesanales, como bordados.

¿Qué hacer?

1. Llevar varios trajes de baño al viaje: entero, cachetero y brasilero para tomar el sol.

2. En caso de tener busto pesado, evitar los strapless y mejor llevar de escote en ‘V’.

3. Si quiere disimular rollitos de grasa en la espalda o abdomen, busque trajes con sistemas de control interno y pequeños efectos de recogido o drapeado en el exterior.

4. Usar vestidos cortos o túnicas, como salidas de baño.

5. Complementar el look con lentes de sol, turbantes, sombrero de paja y canasto.

¿Qué no hacer?

1. Usar el mismo traje de hace varios años. Hay que probarlo antes de empacar.

2. Evitar las salidas de baño tipo malla o pantalones transparentes.

3. El calzado antideslizante puede echar por el suelo todos sus intentos estéticos. Elija sandalias de cuero con detalles de piedras o aplicaciones de metal. Las alpargatas también son una opción.

4. No compre su traje de baño sin probárselo. Pida asesoría en la tienda sobre los beneficios de la prenda y hable con confianza sobre lo  que está buscando.

5. El cuello halter (el de los trajes de baño que se atan detrás del cuello) favorece a las personas de busto grande.

PD: Artículo del periódico El Espectador

Por |2018-06-01T09:21:59+00:00junio 1st, 2018|Entérate|Sin comentarios

About the autor:

Deje su comentario